Home
Página 43



LA SÉPTIMA PUERTA

CAPÍTULO III



Noche del dos a tres de noviembre 2005


Que sube el pan, que cuando escribes sube el pan, y el pan con pan es comida de tontos, al menos eso es lo que decía mi abuela  no tenían ni pan para comer en su época.


Ves que bien viene un preludio antes de iniciar y entrar de lleno cuando está lleno y no se puede expandir lo que hay.


Me movían las ansias y las ganas, y al parecer como ya las he pensado y no han gustado tendré que repetir la pregunta. Si yo no quería estar, y siendo responsable como soy me habéis obligado a dar el paso, donde estáis...? Los unos y los otros, los dormidos, los ardientes, los sedientos, los callados, los impetuosos, los creídos, los in-creídos, los pudientes y los necesitados...? Dónde estáis...?


Me sorprende  que estos momentos, de los momentos ni los hambrientos me pidan pan...? Las ostias las dan los curas, y la absolución; yo siempre he mantenido de sobras unas pequeñas migajas, por si alguien de verdad de verdad de las de verdades me las pedía: y ahora, ahora, en este momento de los momentos, en que subo al altar de los alteres donde me han puesto sin yo querer...  ¿Tan difícil es todo, tan irreal e incierto que nadie se atreve a pedirme ni pan, ni a traerme excrementos? Ni el ahorcado de judas se quiere volver ahorcar.


Qué pena, (que la pasión de Cristo) la financiaran los que viven de él  para verlo jodido y siniestro, para ver si su sangre agoniza como ellos quisieran y en la tragedia del cine que a todos nos llega mofarse, en estos tiempos de las heridas que aun lleva.


No seguiré con esto, ni con las farsas que se alimentan de esto, vivir en el engaño, por más que muchos crean, no beneficia a nadie y menos a quien lo provoca y lo crea. Al final del final de los tiempos que estamos, lo prometido es ley, y de justicia es por más que a muchos no les interese ni lo crean, que como estaba escrito esta, y los espacios cedidos han de ser devueltos y a cada uno lo que le pertenece a de tener...

Que no hay nadie? nadie soy. Que nadie escucha? pues muy bien. Que quieren mirar para otro lado? pues bueno. Que el tornillo lleva tres roscas pasadas. También. Pero esta dentro ya, su función ha de hacer el efecto de sujetar la ESENCIA, y aun que nieguen mil veces la razón, la razón, volverá cada día convertida en tropezón, y te caes y te levantas y te vuelves a caer, esta noche quería sin preludios ni tapujos, sin además ni llagas, sin secretos ni pausas poner puntos y comas, a las comas que me como y a los puntos que me gustaría poner.


Pero el listo del listo que sabe a medias los finales, se adelanta en las damas, porque están comedidas las jugadas por hacer y el tiempo le ha enseñado a jugar.


(Será por tiempo).


Lo poco que tiene sin poder salir. Y lo eterno que será estar fuera. Pero eso no viene al cuento del cuento que creemos a fuerza de tortas, por que el pan, al parecer lo pongo yo.


Si lo que sé, no lo supiese, y lo que quiero saber, lo tuviera delante como otros, que yo sé, y dime tu para que, porque ellos teniéndolo todo bailan el baile Sambito y yo utilizo lo que tengo para mí, porque lo necesito, y no estoy, sabe Dios que no estoy, que si estuviera y te viera como tu mes ves a mí, que me dirías, sin estar estando, sin ser siendo, y con el poder de decisión de la razón, en lo poco que tengo, en lo mucho que doy, si al saber de mi lenguaje, en la duda de lo que tienes y en el efecto de lo que soy encontraría una razón si al menos, con menos o más que no puedo ver, consideras la verdad como enemigo y la razón de tu comodidad como verdad.


Pero repito, esto era otra guerra que la tomo contigo. Aunque aquellos, que buscaban respuestas, no las quieran ni ver y solo en los momentos críticos, cuando el dolor del peso creado les hace ceder recuerdan el nombre del nombre del único que le puede ayudar y mantenerse en pie El Bien. El lado oscuro de la estupidez no os hará más fuertes, ni más listos, ni más justos, ni de la mentira podríais ningún fruto bueno recoger...? La que os tenia prepara hoy, y al final, lo dócil y sumiso que puedo llegar a ser.


Y otras cosas aunque os parezca mentira, también.  (Ya está)